Cuando eres una superestrella, hasta el más mínimo detalle de tu vida puede ser objeto de análisis y fuente de objetivos malintencionados. Lo sabe bien Dahyun de TWICE, que esta mañana ha tenido un percance en el aeropuerto de Gimpo en las afueras de Seúl.

La idol estaba pasando el control de equipajes y de pasaporte en lo que eran los momentos previos a un viaje a Japón, hacia donde se dirigía el grupo para participar en la Hongbaek Family Competition. No pudieron evitar el interés de la prensa, que las retrataron mientras pasaban todos los controles. Y de repente, algo llamó la atención de todos.

Resulta que la azafata encargada de verificar la identidad de los viajeros estaba echando fotos con un móvil al documento de Dayhun, de lo que se percató inmediatamente la cantante y tapó su pasaporte. Demasiado tarde para ella, porque las cámaras que estaban detrás de la azafata pudieron captar la imagen de la pantalla del móvil.

Dahyun no pudo hacer nada para evitar que datos como su número de residente o el registro ciudadano alcanzaran las redes, que diseminaron rápidamente el contenido pese a que se trata de un grave delito. La artista lanza una mirada incrédula y agresiva a la azafata, un gesto por ahora inútil pero que le puede salir muy caro a la responsable de todo este embrollo.

Las reacciones de la red fueron enfurecidas con la empleada del aeropuerto, pidiendo su despido inmediato por la tremenda irresponsabilidad. Y desde JYP Entertainment tampoco se lo toman a broma, anunciando en un comunicado medidas legales: "Filtrar y distribuir información personal es un acto delictivo, y exigimos que se deje de hacerlo. Os informamos además de que tomaremos acciones acordes a la ley para impedir que continúe la circulación del número de registro ciudadano de Dahyun".