Flooxer Now » Actualidad

SALUD MENTAL

Ibai Llanos se sincera sobre su salud mental y la importancia de pedir ayuda: "Me arrepiento de no haber ido antes"

El creador de contenido de G2 ha confesado que lleva cuatro meses yendo al psicólogo.

Ibai Llanos - Cara 2020

Flooxer Ibai Llanos - Cara 2020

Publicidad

Ibai Llanos se ha sincerado sobre su salud mental. El streamer ha confesado en su cuenta de Twitter, ante 2,6 millones de seguidores, que lleva cuatro meses yendo al psicólogo.

El joven creador de contenido para G2 ha utilizado su propia experiencia para apoyar e incitar a su comunidad a preocuparse por su salud mental y a que no tengan miedo a buscar ayuda en el caso de que la necesiten.

Ibai se ha propuesto como propósito de año nuevo darle prioridad a su salud mental y su descanso: "Primera vez que descanso bien en 2 semanas y solo esto me hace feliz para todo el día. Voy a priorizar por encima de cualquier cosa mi salud mental y mi descanso en 2021. Llevo yendo al psicólogo cuatro meses y no podía estar más feliz. No dudéis en buscar ayuda si lo necesitáis", ha sido el mensaje que ha publicado en Twitter.

 

Ibai lleva meses teniendo problemas de insomnio e incluso ha llegado a pedir ayuda a través de las redes sociales por si alguno de sus seguidores era capaz de hacerle llevar una rutina o enseñarle a dormir ocho horas seguidas.

 

Gracias a las respuestas que les ha dado a algunos de sus seguidores, hemos podido conocer que comenzó a tener sesiones por FaceTime con su psicólogo debido a un "hecho personal en julio" que lo dejó en "la más absoluta de las mierdas". Además, ha explicado que se arrepiente de no haber acudido antes.

 

No es la primera vez que el streamer se ve en la tesitura de pedir ayuda profesional para cuidar de su salud mental. En su documental confesaba que el tener que el haber dejado a su familia en Bilbao para mudarse a Barcelona le había provocado tanta ansiedad que no era capaz de salir a la calle. Tampoco podía dormir, tenía que mutearse en los streamings porque sentía que no podía respirar o sentía que se le dormían los brazos.

"La ansiedad me provocó una frustración personal (...). Estuve yendo al psicólogo durante un par de meses, me ayudó un poco a tratarme y luego lo que mejor me vino pues fue enfrentarme a la vida, a la realidad. No hay ningún remedio definitivo para la ansiedad pero desde hace mucho tiempo ya no me afecta en mi día a día", comentaba en el documental 'Mi historia' que está disponible en su canal de YouTube.

 

Publicidad