Ya lo avisaba el famosísimo presentador de radio Ryan Seacrest cuando subió a Twitter una imagen de Times Square durante los ensayos de la fiesta de Nochevieja: el espectáculo en Nueva York iba a ser la bomba, sobre todo gracias a la presencia de BTS.

 

Seacrest predijo además que la mitad de los que asistieran al especial 'Dick Clark’s Rockin’ Eve', el show que él presentaba por todo lo alto en la cadena ABC, iban a ser miembros del ARMY, aunque a juzgar por lo entregados que estaban los 45.000 espectadores presenciales se podría decir que los fans de la banda eran una amplia mayoría.

 

Los fans quisieron acercarse a animar a Jimin, Jin, RM, Suga, Jungkook, J Hope, y especialmente V (nombre real Kim Tae-Hyung, y que cumplió 24 años el día anterior), para lo que tuvieron que esperar pacientemente. Los signos luminosos que los fans se curraron a mano para destacar entre la audiencia acompañaban perfectamente a la proyección en las famosas pantallas de la plaza donde se podía ver con todo detalle lo que los ojos de los presentes no alcanzaban a ver.

 

Hablábamos de 45.000 espectadores en la plaza, que es el aforo que permitía la policía, pero las autoridades confirmaron que en las calles aledañas al escenario había más de un millón de personas.

 

Vestidos de blanco y negro radiante, BTS comenzó con 'Make it right' sobre las escaleras más famosas de la ciudad (aunque ahora les ha salido competencia con las del Joker). 'Boy with luv', quizá su mayor éxito de este año, fue la segunda elegida para deleite de los fans.

 

Conscientes que cada uno de los miembros arrastra su propia legión de fans, el grupo dejó los momentos justos para que cada uno de ellos se luciera en una coreografía bien preparada. Jimin fue de los que más destacó, con el simple gesto de ponerse una chaqueta como capucha. Y ni que decir tiene que fueron los reyes de las redes, después de que Cristina Pedroche deslumbrara casi literalmente con su vestido en las Campanadas de Antena 3 y en las tendencias de Twitter.

 

A partir de ahora, cuando un turista vaya a Times Square, ya no le dirán solo eso de "esta plaza es el centro de Manhattan". Desde la pasada madrugada, dirán "aquí tocó BTS", un grupo que por cifras va camino de convertirse en Los Beatles de esta generación.