Pocos artistas de 25 años tienen un currículum tan destacado como Harry Styles. En la década que lleva en la música ha formado parte de la boy band más importante de su época (One Direction), ha sido número uno en decenas de países con su debut en solitario (Sign of the Times) y hasta ha aparecido en películas de Hollywood (Dunquerque). Y ahora llega el punto culminante de su carrera: Light Up.

El inglés está de vuelta con un trabajo musical que sonará muy distinto para todos sus seguidores. Si antes era un dios del pop, ahora se atreve con compases de soul y hasta un coro gospel que le acompaña en este tema, que habla, como dice el título, de "caminar hacia la luz".

 

En el videoclip Harry desnuda su alma y su torso, con preguntas existenciales y acompañado de chicas y chicos en su viaje medio alucinado. Teniendo en cuenta que el clip va camino de los tres millones de reproducciones en solo seis horas desde su estreno, se podría decir que el cambio ha sentado bien entre su público. No hay más que ver las respuestas al tuit con el que anunciaba este estreno.

 

 

 

 

Fue precisamente a través de las redes cuando comenzó a dar detalles de lo que se venía encima. Un simple "Do" desató el furor entre sus 33 millones de seguidores, dando la primera pista de un regreso que se suma a los comebacks que hemos ido viendo en los últimos días.

 

Con una imagen más juvenil si cabe desde que se cortó el pelo en septiembre, Lights Up parece en el lado profesional un momento de madurez para un artista que todavía busca su camino en solitario. Solo con la cantidad de seguidores que arrastra de su época en One Direction, estamos seguros de que no le va a ir mal. Y menos viendo la calidad de su último trabajo.