El mundo del rap, por los temas que toca y estar vinculado a menudo con barrios marginales, es un género musical que va más allá de unas simples bases o temas pegadizos. Para destacar en un estilo callejero los artistas se esfuerzan en no dejar a nadie indiferente, si bien hay personas que a veces se pasan de frenada.

Ya hablamos hace unas semanas de la supuesta homofobia de Kidd Keo (algo de lo que también se ha acusado al Jincho), pero con el alicantino ahora de promoción de su último tema se ha vuelto a poner en el ojo del huracán.

 

De nombre real Pàdua Keoma Salas Sánchez, el joven de 24 años lleva los últimos seis de su vida dándose a conocer en la escena urbana. Más cercano al trap, fue en 2015 cuando se popularizó gracias a sus letras sobre el sexo, las drogas y el dinero. Los temas preferidos del gangsta rap, a lo que hay que añadir cómo cuestiona la autoridad en su último videoclip.

En 'Bando Boys Free' vuelve a tocar los temas que le han hecho famoso en un vídeo de factura impecable, excepto un inserto más o menos en el minuto 2, en el que se le escucha discutir con lo que aparentemente es una patrulla de policía.

 

Keo tiene algunas respuestas impertinentes, como cuando dice "No hace falta que saques la pistola, que no me voy a escapar", a lo que la pareja de lo que podrían ser agentes le advierten (con poco tacto, también es verdad) que abandone ese tono o podría acabar detenido.

 

El asunto ha llamado la atención de las redes sociales, donde se le ha acabado comparando con otro artista de similar trayectoria y la misma generación: 6ix9ine. El estadounidense, también de 24 años, fue condenado a cuatro años de libertad vigilada por abuso de menores, y Twitter ardía la pasada madrugada haciendo paralelismos en la carrera de ambos artistas.

 

Por si fuera poco, hay quien ha metido en el cóctel a El Jincho para intenar retratar la escena de música urbana actual, pero todavía está lejos del nivel de polémica que protagonizaron los dos artistas anteriores.

En mitad de este jaleo mediático, Kidd Keo ha lanzado una línea de ropa que imita el estilo de mecánicos americanos de los 50, una especie de 'rockabilly-trapero' que acumula cientos de miles de likes en poco más de 24 horas. Y es que superando los cinco millones de seguidores en sus perfiles sociales, Keo es una sensación dentro de su género, por mucho que a algunos no les guste nada lo que canta ni lo que hace. Después de todo, ¿no es la provocación parte de su juego?