La palabra "jincho", en argot madrileño, sirve para describir algo cutre, barriobajero o cochambroso, adjetivos que el artista conocido como El Jincho sin duda abraza en su identidad musical. De él no se sabe nombre real, solo que tiene 27 años, que nació en el barrio de Orcasitas en Madrid, y que en tres meses ha multiplicado su presencia en redes sociales, rozando ahora mismo los 300.000 seguidores.

 

Todo ha sido gracias a una personalidad muy "de la calle", como él mismo afirma en sus letras, donde mezcla un peculiar romanticismo con los problemas que, según él, afectan a las zonas más deprimidas de las grandes ciudades. Sus reflexiones incluyen asuntos como el desamor, el paro y la delincuencia, temas que él conoce a la perfección.

"Yo le doy lo que usted quiera agente, pero los porros no", dice en uno de sus temas más celebrados, que acumula millones de reproducciones en YouTube. El pasado de este artista es, por ser generosos, turbulento: se pasó casi cuatro años en la cárcel por secuestro, ha sido detenido en innumerables ocasiones y su primer atraco lo cometió a los 13 años. "Nos llevamos 6000 o 7000 pesetas de la panadería debajo de mi casa", confesaba hace unos meses en una entrevista para El Mundo.

Quizá la mejor frase para definirle es la de su primera colaboración internacional, grabada en República Dominicana con varios artistas locales: "Soy un tipo normal haciendo rap, y quiero tener de porque nunca he tenido ". Sin embargo, se toma su pasado como un ejemplo de cómo no se tienen que hacer las cosas: "No incito a la gente a que sea delincuente, doy mi testimonio para que las personas no delincan. Yo te digo, mira cómo ha sido mi vida, pero ahora soy artista".

Compartas o no su mensaje y su manera de transmitirlo, lo cierto es que El Jincho es de lo más auténtico que hemos oído en los últimos años. Con un 2020 que se presenta vertiginoso en actuaciones para el artista, huele a que vas a oír hablar de Orcasitas más que nunca.