Flooxer Now » Gaming

Comunidad tóxica

Lolito explica por qué deja Karmaland

El youtuber manda un mensaje muy claro a sus seguidores asegurando que no volverá al barrio virtual y pidiendo que muestren su apoyo más a menudo.

Publicidad

No era una estrategia de marketing ni una pausa momentánea: Lolito Fernández no va a seguir participando en Karmaland. Así lo ha dicho en un vídeo improvisado donde explica que su decisión es firme y que lo mejor sería que no le esperemos en próximos episodios de la serie.

Fue anoche cuando publicó el tuit que confirma su salida repentina del vecindario de Minecraft, y deja caer que las causas del abandono están en las críticas que le han llegado de manera insistente.

 

“Ya no voy a entrar ni a jugar en Karmaland”, dice en los primeros segundos de un clip que se acerca ya al medio millón de reproducciones. Su gesto serio, un movimiento de su silla que podría ser nervioso y hasta desviando la mirada cuando habla del tema son signos de que es un asunto que le incomoda, sobre todo al entrar a las razones por las que ha tomado esta decisión.

Después de dar las gracias por las muestras de cariño, lanza una pregunta: “¿Por qué esperáis a estos momentos para dar apoyo o para dar amor?”. Se refiere después a que ha tenido que anunciar algo doloroso para sentir el calor de sus seguidores, si bien reconoce que las voces críticas no son tan numerosas como las favorables.

 

“Afortunadamente, las personas tóxicas son un porcentaje muy pequeño, pero hacen mucho ruido y nunca les van a faltar ganas de insultarte”. El resto de los dos minutos que dura el discurso los pasa hablando de lo importante que es para los influencers y creadores de contenido sentirse arropados por su público.

Para terminar, pide que cuando un youtuber reciba algunos comentarios de odio se compense con el triple de cariño en mensajes defendiéndole. “Así lo veo yo por lo menos”, explica, para seguir después celebrando la notoriedad que alcanzó su anuncio de dejar Karmaland. Según se entiende en este vídeo de despedida, es un apoyo que quizá llegó demasiado tarde.

Publicidad