Sabemos que hay gente que no lo entiende o no le gusta (ejem, ¿Auronplay?), y ni ellos mismos pueden negar que la fuerza con la que ha llegado TikTok es imparable. Si en 2018 empezaba más o menos a sonar, 2019 ha sido el año en el que se ha confirmado en popularidad por todo el mundo, lanzando hasta carreras musicales por todo lo alto y consiguiendo que bailáramos los quejidos de exparejas con ritmo involuntario.

La propia plataforma ha sacado una lista de hits, que resume en “una colección de bailes, memes, vídeos virales y celebrities que han ayudado a TikTok a colocarse como referencia de la cultura popular”. El anuncio, que deja la modestia para otro día, reconoce el increíble talento de los artistas -anónimos en ocasiones y ya famosísimos en otras- para dejarles el mérito de su increíble crecimiento. Porque, ¿a quién se le ocurriría hacer un TikTok en mitad de un accidente de tráfico? Pues a usuarios sin complejos.

Según los responsables de la red social, el vídeo de “Pasta de dientes para elefantes” es el más viral del año. 17 millones de likes lo atestiguan, y la verdad es que hay que ver el vídeo para entender el por qué...

 

Otro de los que ha alcanzado la cima es Caleb Cutler operando a frutas y ayudándolas a tener hijos. Da igual que sean plátanos, naranjas u otros seres del mundo vegetal, porque para real ya tenemos el mundo como es, y TikTok solo existe para las risas.

 

¿Y cómo olvidarlos montajes de Mr Sandman? Los gatos volantes con el filtro estroboscópico y la canción clásica dieron para tantas risas como memes.

 

Y los señores de TikTok nos van a perdonar pero en Flooxer Now tenemos dos favoritos que no han alcanzado la cima en likes pero han hecho que nos disloquemos la tráquea. Son dos genialidades que injustamente no están nominadas a los Oscar, pero que méritos no les faltan. El primero, una obra de arte en mitad de una tienda callejera. ¡Y ni necesita música!

 

El segundo, una composición de guitarra que emocionaría a Steven Spielberg, y bastante mejor que algunas pelis que se han estrenado este año. Puede que sea un montaje y el tipo de la siesta no estuviera dormido, pero qué risas.

 

Y el premio especial del jurado va para el compañero de habitación de @ifyouwereafo, capaz de provocar carcajadas con su baile, su violencia súbita, su soltura ante la cámara mientras posa sin complejos y su peculiar manera de pedir perdón mientras corre como un rayo. Insuperable.