Flooxer Now » LOL

TRIUNFA

10 piropos que utilizan en tu pueblo y que seguramente ni conocías

Ojo, aquí te desvelamos las legendarias tácticas de ligar que le sirvieron a tus padres, y que puede que a ti también te resulten útiles. Y si no, unas risas te echas seguro.

Un joven con una app de ligar

El Sextante Un joven con una app de ligar

El verano ya está aquí y nuestro cuerpo lo sabe. Tendemos a bailar sin saber por qué, envueltos en la fiebre del cancaneo y en la fanfarria que ello conlleva. ¿Que qué significa esto? Pues que se nos empiezan a alborotar las hormonas y nos entran ganas de ligar, de jugar y de hacer el tonto delante del chico o la chica que nos mola.

Pero hay un pequeño problema… A veces no tenemos ni idea de qué decirle. ¿Qué frase sería la más ocurrente para decirle a una persona sin que el cringe nos descarte como futura pareja de hecho?

La verdad es que yo no tenía ni idea, hasta que se me ocurrió una gran solución. ¿Quién mejor para aconsejarme que una pareja estable, casada y con expectativas muy, muy bajas sobre el futuro de su hija como posible hacedora de nietos? Pues claro, mis padres.

Recuerda que estas frases valen tanto como si eres chico o chica. Eso sí, utilízalas bajo tu propia responsabilidad y solo en casos de extrema necesidad.

-“¡Moza! ¡¿Te apetezco?!”

Nunca está de más una buena entrada rural. Un piropo como tal no es, pero si tu idea es ir a Villaborrico de Enmedio este verano, es de éxito garantizado.

-“Eres más bonico que un remolque recién pintao”.

Y si encima lo dices desde lo alto de la autocaravana, nadie podrá resistirse a tus encantos.

-“¡Quién fuera patata para acompañar ese lomo”

Las alegorías culinarias están en boga. Acompaña el piropo con un plato combinado número 5 del bar de la esquina y esta noche tendrás fiestecita.

-“Tus besos son pecado y los más dulces del mercado”.

Lo confesamos: hemos puesto este porque pagaríamos mucho dinero por ver a alguien usarlo en directo.

-“¡Por semejante bombón me salto yo la dieta!”.

Sabemos que no hay que bromear con este tema, y menos tras los meses que has pasado a base de quinoa y aguacate, pero eso demuestra lo muy interesado que puedes estar en él o ella.

-“Estoy buscando el tocador de damas. ¿Eres tú?”.

Ojo con este, que puede llevar a un malentendido. A menos que el malentendido sea bien entendido y todos contentos.

-“Me acabo de encontrar con él/la padre/madre de mis hijos”.

Aquí va un clásico. Directo, simplón y efectivo. Posiblemente demasiado. Usa protección, haz el favor.

-“Eres tan dulce que sudas mermelada”.

No tiene nada que ver que estemos desayunando en este momento, lo juramos. Pero una buena tostada con mermelada de fresa, fresquita, en una terraza junto a la playa... Ups, nos hemos seducido a nosotros mismos.

-“Uy, cómo te tropieces delante, majo (o maja)”.

Tiene múltiples interpretaciones. Aconsejamos no decirlo delante de un charco o de una alcantarilla abierta.

-“Uy, si voy con lo que te doy”.

Ojo. Si ella o él responde: “Uy, si recibo lo que espero”, puedes ir pensando en acercarte a la joyería más cercana. Has encontrado al amor de tu vida. Desinstala Tinder.