¿POLÉMICA O 'JUSTICIA'?

Omar Montes humilla a un agresor que le lanzó un mechero: "¿Eso está bien?"

El popular cantante levanta ampollas con el tratamiento que dio a un hater que previamente le había lanzado un mechero. Una reacción que trae cola en redes...

Omar Montes en los premios Odeón

Omar Montes en los premios Odeón Getty

Publicidad

Cuando en los premios No Lo Sabes Todo Sobre TikTok me senté muy cerca de Omar Montes, no pude resistir la tentación de pedirle un selfi y un saludo para una amiga que es muy fan. Creo de hecho que fui el primero en abrir la veda de autofotos, en romper la barrera invisible que tienen los artistas top en su vida 'civil', algo que a menudo desaparece cuando se suben al escenario.

La prueba está en que hace solo dos días relatábamos cómo el de Pan Bendito estaba envuelto en acusaciones de serias amenazas a un fan (algo que Montes desacredita) en Torre del Mar, y ayer salió la noticia de que el reguetonero lidió con un agresor de manera cuestionable.

Fue durante un concierto en San Sebastián de los Reyes, localidad madrileña que anda de festejos tras dos años de parón y que tenían al exboxeador como plato fuerte de la semana. Igual que sucedió con el incidente reportado en Torre del Mar, un tipo lanzó un objeto al cantante (protector labial el domingo, en este caso un mechero) y este último se lo tomó bien a pecho.

"Mecagüen tus muertos" murmuró con un calmado cabreo, mientras buscaba al responsable que fue rápidamente señalado por el público bajo el canto de "hijo de puta" y subido de malas formas a la palestra. El agresor, visiblemente avergonzado, mantenía la cabeza gacha mientras Omar le decía sarcásticamente que le entendía y que "lo había hecho sin querer". El asaltante pasó de bravucón a mindundi en segundos.

La relativa humillación pública ("hay que perdonar, es bonito perdonar, todos cometemos errores"), y el desdén por el que fue tratado por el equipo de seguridad, hacen que muchos se pregunten en Twitter (dónde si no) sobre la conveniencia del trato a un espectador de esa calaña. Reconociendo que hizo el animal, muy probablemente sufrió vejaciones o agresiones de diverso grado a causa de sus actos que no se vieron en el vídeo.

El asunto se polemiza un poco más con numerosos reportes de "pinchazos a chicas" del público, extremo que confirman testigos inverificables por redes y que no han tenido, todavía, respuesta de las autoridades. Un cacao de los gordos el concierto, vaya.

Este tema nos ha recordado a la celebrada reacción que tuvo Dave Grohl frente a una situación similar. Durante un concierto de Foo Fighters en 2011, su líder detectó a un energúmeno entre la audiencia, paró el concierto y señalándole le espetó: "Fuera de mi concierto gilipollas, aquí se viene a putobailar, no a pelear". Eso sí que es un ídolo.

 

Antena 3 » Música

Publicidad