@HEMATOCRITICO

Carlos III: diario de un rey

Hematocritico imagina con humor como es el día a día del rey Carlos III tras la muerte de su madre.

Carlos III: diario de un rey

Carlos III: diario de un rey Reuters

Publicidad

Flooxer Now ha conseguido en exclusiva un material de ensueño. El Diario de Carlos III es un documento extraordinario que nos permite vislumbrar detrás de la cortina en una monarquía recién estrenada. El Diario, como tal, no existe. Es uno de sus sirvientes con una grabadora el que es el encargado de registrar todos los pensamientos y sentimientos del monarca. Pero el hombre tiene un primo que tiene una amiga que tiene una novia que trabaja en Salou y nos ha permitido tener acceso a este material.

20 de Septiembre

Por fin enterramos ayer a la mama y ya tengo hoy tiempo para lo que viene siendo “ser un rey”. He preguntado y básicamente es firmar muchos documentos y hacer muchas visitas. Mal empezamos, porque firmar es superdifícil y me pone de muy mal humor. Y hacer visitas es cansadísimo. Pero no importa. Llevo preparándome para esto mucho tiempo y sé que lo voy a hacer superbién.

Ha venido mogollón de peña a darme suerte y a contarme sus movidas. Es agotador. Encima los sirvientes de este palacio están mal domesticados. Uno me puso la cucharilla de nácar del té torcida y le tuve que meter un buen grito porque a mí no ver los cubiertos perpendiculares – bueno, a mí y a cualquiera – es que me calienta.

21 de Septiembre

Día bien de firmas. Firmas y más firmas. Documentos, leyes, permisos, licencias. Yo ya ni sé, ni pregunto. Me he cargado tres plumas y he acabado firmando con un boli que se llama Bic. Tiene un tacto asqueroso, como blandurrio. He preguntado y es algo que se llama “plástico”. Yo no entiendo a la gente, pudiendo tener bolis de oro o de marfil, la verdad pero yo que sé. El Siglo XXI. Me hubiera gustado ser Rey en el Siglo XIX, o aunque fuera en el XX pero a “alguien” le apetecía vivir y vivir todo el rato así que…

22 de Septiembre

Me lo he pedido libre. Seguía tenso con lo de las firmas. Visité el Palacio de Wortmischetshire y maté un zorro. Comí un ganso. Me puse un visón. Ya veo las cosas de otra manera.

23 de Septiembre

He decidido tomar cartas en el asunto con lo de las firmas. Me he hecho un sello de esos de tampón – ahora no me hagas la bromita con lo del tampón que ya me las escuché todas, gracias – y el trabajo ahora es mucho más relajado. Ya puedo firmar lo que me echen.

Por la tarde tuve posado para sellos y monedas. Te pones así de lado en un taburete y ya puedes salir bien.

¡Sacadme guapo que tiene que durar el retrato 70 años! – bromeé.

Se rieron mucho, pero creo que por alguna razón que se me escapa.

24 de Septiembre

Muchísima gente de visita. Muchos apretones de manos. ¿Por qué la gente es tan fea? ¿Por qué huelen a tantas cosas tan diferentes? Es imposible de entender. La gente tiene olores, y debo decir que también colores muy sorprendentes. Yo entiendo que es normal esto, ¿eh? Pero, vaya.

25 de Septiembre

Me metí en la bañera y no conseguí salir hasta que se me fuera toda esa sensación de mugre y de mal rollo que me quedó de lo de ayer. ¿Cómo pudo la mama hacer esto durante 70 años? A esa mujer tendrían que hacerle una estatua o algo.

26 de septiembre

Domingo. Solo quiero desconectar, matar algún zorro y gritarle a algún sirviente mientras me hacen un masaje. Tengo que relajarme para romper con la rutina de gritarle a los sirvientes mientras firmo cosas, es importante tener tiempo para ti.

Antena 3 » Noticias

Publicidad