SWATTED

La policía asalta la casa de un streamer y se queda sin canal de Twitch

Adin Ross recibe por tercera vez la visita armada de los cuerpos especiales de la policía, lo que ha provocado el cierre temporal de su perfil en Twitch. Es una práctica conocida como 'swatear', y que puede tener consecuencias legales muy graves, además de poner en peligro la vida de las víctimas que lo sufren.

Adin Ross, durante su 'swateo'

Adin Ross, durante su 'swateo' Adin Ross / Twitch

Publicidad

De vez en cuando nos llegan noticias de Estados Unidos con el rollo que allí tienen con las armas, pero pocas veces los protagonistas son creadores de contenido. Adin Ross, estrella de Twitch con más de siete millones de seguidores, sabe por experiencia propia el mal trago que le pueden hacer pasar estos jaleos.

Resulta que durante un directo, el cronista salsero vio por cámaras de seguridad de su casa que un equipo de policías estaba entrando en su casa fuertemente armados. Enseguida supo que estaba siendo 'swateado', así lo hizo saber a su audiencia y a su agente vía telefónica y todo en directo.

El término viene del nombre de la unidad de élite SWAT (Special Weapons And Tactics, o sea, tácticas y armas especiales), que se despliegan en ocasiones de extrema dificultad, como cuando se recibe una llamada sobre tiroteos. Por desgracia, algo relativamente habitual en Estados Unidos, y algo que ya ha sufrido en sus carnes el propio Ross.

El momento exacto de de la embestida policial está circulando como la pólvora por Twitter. ""Yo podía haber muerto, y mis colegas también. ¿Por qué me hacéis esto?", se pregunta en repetidas ocasiones un preocupadísimo Adin frente a la webcam, que deja grabando "por lo que pudiera pasar". Hasta 200.000 personas se juntaron en su directo, algunos de ellos cuestionando la veracidad de lo que estaban viendo.

Sin embargo parece que efectivamente sí hubo presencia policial en la casa: se ve a los miembros del SWAT reflejados en un cristal mientras "aseguran la casa", y se escucha cómo piden que el streamer salga de su setup con los brazos en alto, acompañado por un grupo de amigos.

 

"Me han baneado por haber sido swatteado", escribía en un tuit que no tardó en borrar, en referencia a su canal de Twitch. No se sabe si el asalto está relacionado con la suspensión, pero una de las normas de Twitch dice que puede "cerrar canales cuyo usuario ha perdido el control por un accidente, emergencia médica, amenaza violenta o acción policial". Todo encaja.

Cuatro policías armados entraron en casa de Ross el verano pasado por un swateo, y en julio de 2021 también avisaron a la policía en un evento presencial donde el streamer estaba con fans. Una broma que puede acabar en tragedia, y que tiene severas penas de cárcel para los que las perpetran.

Antena 3 » Noticias

Publicidad