“Insólita imagen que me pasa mi abuelo vía WhatsApp de su pueblo (Gernika) totalmente vacío sin una sola persona paseando. Impacta”. Si lo escribe Ibai Llanos en tono solemne, dirigiéndose a su casi millón y medio de seguidores, pues a lo mejor te lo crees, pero es mentira. La imagen que acompaña a ese texto no es una localidad vasca sino un mapa de Call of Duty: Modern Warfare, el juego favorito del influencer con el que lleva mucho tiempo haciendo bromas.

 

Es la divertida manera que tiene Ibai de luchar contra los bulos que tanto circulan desde que empezara la crisis del COVID-19. Muchos no pillaron el chiste, pero muchos más le siguieron la broma subiendo imágenes de sus “barrios”, cuando en realidad eran imágenes de GTA IV, Super Mario o cualquier otra chorrada. Aunque siempre hay gente un poco más crédula...

 

Los incautos que se lo creyeron es posible que llegaran a pasar el tuit en una de las infames cadenas de WhatsApp, quizá el peor método de información que existe. La manera que han elegido las redes para luchar contra esto es tirar del humor, demostrando lo fácil que es engañar a la gente con cosas completamente absurdas. Si te crees mentiras intrascendentes, ¿cómo no te vas a creer una mentira más seria?

 

Por ejemplo, y aunque esté muy bien hecho: ¿de verdad te imaginas a Messi o Cristiano Ronaldo vestidos de animadora subiendo vídeos a TikTok porque han perdido la cabeza? El vídeo de arriba es un deep fake alucinante, pero entra dentro de la lógica sospechar un poquito al menos.

 

En realidad es muy sencillo distinguir una trola; cualquier mensaje que te llegue con un “pásalo” o “reenvía por favor” tiene todas las papeletas de que sea información de dudosa procedencia. Los que los escriben en primer lugar normalmente saben que se trata de datos que no van a llegar por canales oficiales (policía, ayuntamientos, hospitales…), por eso añaden esa coletilla.

 

Por mucho que te lo pasen amigos o familiares, no reenvíes cualquier bulo que te llegue. Y si te llega uno que sepas que es falso, avisa a quien te lo envió. Con un poco de cabeza los vas a poder distinguirlos fácilmente, y no enviándolos ayudas a que no haya más desinformación. Si son memes graciosos, todavía, pero tampoco te pases que está todo el mundo en lo mismo y ya cansa. Buen rollo.