Taylor Swift ha explotado. La cantante no ha podido más y ha decidido hacer público el problema en el que se ha visto inmersa. “No sé qué más hacer”, ha compartido en sus redes sociales ante el chantaje que está viviendo por parte de sus antiguos productores musicales.

Taylor ha denunciado que Scott Borchetta y Scooter Braun no le permiten interpretar sus antiguas canciones (grandes éxitos como ‘Shake it off’ o ‘We are never ever getting back together’) en la próxima gala de premios American Music Awards, donde va a recibir el Premio a Artista de la Década.

La cantante ha querido dar explicaciones sobre el chantaje que está viviendo por parte de estos grandes magnates: “El mensaje que me están enviando es muy claro. Básicamente, sé una niñita buena y cállate. O serás castigada”.

Borchetta y Braun alegan que no tiene permiso para cantar esas canciones porque eso supondría volver a grabarlas antes de que tenga permiso para ello (la fecha para poder hacerlo sin problemas sería 2020).

Taylor reclama que la autoría de sus canciones le pertenece a ella y que, además, ni Borchetta ni Braun, mánager de Justin Bieber, crearon la relación que mantiene con sus fans. Por este mismo motivo ha decidido hacerlo público y pedirles ayuda a sus Swifties: “Creo que compartir lo que me está pasando podría cambiar el nivel de conocimiento para otros artistas y ayudarles a evitar un destino similar”.

Estas son las condiciones que Scott Borchetta le ha impuesto a Taylor Swift:

“Le dijo a mi equipo que me permitirían usar mi música únicamente si hago estas cosas: Si acepto no re-grabar nuevas versiones de mis canciones el próximo año (que es algo que tengo permitido legalmente y que quiero hacer) y también le dijeron a mi equipo que tengo que dejar de hablar sobre él y Scooter Braun”.

Ante la impotencia de esta situación, Taylor pide ayuda especialmente a The Carlyle Group, porque según dice “pusieron dinero para la venta de mi música a estos dos hombres”.

La cantante de 'Lover' acaba de publicar una nueva versión de este single junto a Shawn Mendes y hoy estrena ‘Beautiful Ghosts’ como parte de la banda sonora de ‘Cats’, película en la que participa como protagonista: “Solo quiero poder interpretar MI PROPIA música. Eso es todo. He intentado arreglar esto de forma privada a través de mi equipo pero no he podido resolver nada”.

Sus fans se han volcado con ella y como muestra de apoyo, Twitter ha amanecido esta mañana con el Trending Topic #IStandWithTaylor.