ACEITE DE COCO, AGUACATE Y PLÁTANO

Estos dos alimentos están muy ricos (por separado, obviamente), pero si los juntas y te animas a seguir nuestros consejos puedes descubrir que te pueden ayudar a lucir un pelo digno de la mejor peluquería. Haz una pasta con los dos alimentos, úntatela en la cabeza y aguanta todo el tiempo que puedas. Después lávate la cabellera (ten cuidado y no pringues la casa antes de hacerlo si no quieres una peta de las que hacen historia) y déjate deslumbrar por la hidratación y el brillo que tendrás en tus mechones. ¡A deslumbrar con luz propia!

AOVE (Aceite de oliva virgen extra)

La playa, la piscina y los pies al aire en general, provocan que los tengas más secos que una uva pasa: ¿no te da repelús cada vez que rozas algo con ellos? Pues el remedio para esto está al alcance de tu mano y, además, te hará echarte unas buenas risas si tienes la tarde muerta sin plan. Se trata del AOVE. Seguro que has oído esta palabra y, por si aun no sabes bien qué significa, te adelantamos que es el aceite de oliva de toda la vida. Unta tus pies con él sin miedo, en cantidades generosas y, para no pringar, ponte una bolsa de plástico en cada pie con una goma del pelo a la altura del tobillo para sujetarla (con un buen nudo, por supuesto). Una hora es lo ideal para que este ingrediente haga efecto y, mientras lo consigues, puedes ir patinando por la casa gracias al plástico. ¡Grábate para tus seguidores de las redes porque se partirán de risa!

ASPIRINAS

Otro remedio casero para ayudar a tener un pelazo, pero esta vez para no sufrir la tan odiada caspa. Seguro que conoces a algún colega, o mismamente tú aunque no te guste reconocerlo, que en algún momento ha tenido caspa en la cabeza. ¡Pues se quita más fácil de lo que crees! Vale que un champú anticaspa funciona, pero si este lo mezclas con un par de aspirinas machacadas y lo dejas actuar 15 minutos en tu cabeza antes de enjuagar… ¡te aseguramos que tendrás resultados! Impresionante, ¿eh? Pues no seas zorrón y antes de reírte de ese colega al que le vendría bien este secreto, cuéntaselo.

LIMÓN

Acné, puntos negros, espinillas… Tienes dos opciones para enfrentarte a ellos: una, machacarte la cara explotándolos y, la otra, echar mano de los limones. Exprime un par y úntate el jugo en la cara. Espera a que se seque y vuelve a untar otra capa. Así hasta que se consuma todo. Cuando lo hayas hecho, déjalo actuar unas horas (y si es una noche mejor). Al día siguiente estarán secos, ¡de nada! ;-)

AJO

Igual este no es el truco más agradable del mundo pero es de lo más efectivo, y le viene bien a casi todo el mundo. Porque, ¿acaso hay alguien que aun no se haya hecho una manicura al estilo Rosalía? Molan a muerte pero no hay duda de que tanto adorno en las uñas hace que se resienten y se queden débiles… ¡para eso es este alimento! Pela un ajo, pártelo por la mitad y frótalo en tus uñas una a una. Hazlo por la noche, vete a dormir con este aromático ungüento hasta el día siguiente y… ¡magia! Tus uñas estarán reparadas aunque hasta que te laves las manos parezca que tienes la peste en ellas del tufo que echan. ¡Listas para la siguiente manicura!