Es difícil encontrar a un creador de contenido con la personalidad de AuronPlay. Quienes le conocen, como sus compañeros de trabajo en una imprenta de Gerona cuando el youtuber era simplemente Raúl Álvarez, le describían como una persona callada y tímida. Ahora, algunos rankings le meten como un “dios” de YouTube, y en su último vídeo ha querido hablar de otras "deidades".

Todo viene, según él, de cómo se encuentra en la cuarentena. Aunque no es de salir mucho, dice que está muy harto de quedarse en casa (con otras palabras que te puedes imaginar), y está intentando buscar cosas buenas navegando en las redes sociales.

Desde Instagram Stories ayer recordaba a sus nueve millones de seguidores que estar confinados no es excusa para no ducharse, tan crítico como siempre, y descubría el filtro que ha revolucionado la red social: el #CoffinDance. Quizá inspirado por eso acabó publicando el vídeo más popular del día: “Los Dioses de la Muerte”.

 

Va camino de los 7 millones de reproducciones en menos de 24 horas, con reflexiones del tipo “la gente con la pandemia se ha vuelto muy loca”. Demuestra que no le falta razón con el TikTok de un enfermero que pide followers para “curar el coronavirus en China o Italia”, y luego combinando las palabras “bailar” y “muerte”. “Parecen incompatibles, pero no lo son”.

 

Habla, claro, de los porteadores ghaneses de ataúdes a quienes quiere contratar para su funeral. “Tienen que ser ellos los que bailen con mi cadáver, ya va siendo hora de que nos tomemos estas cosas de otra forma, y por 150 euros me parece muy barato”, explica Auron. “Incluso si me cuesta 5000 euros por cabeza traerlos a España, me sigue pareciendo que merece la pena”.

Saltándose las normas de copyright que tiene YouTube para poder cobrar por un contenido como este, AuronPlay explica que le da igual: “Me he reído mucho y me vale”. Y no ha sido el único, teniendo en cuenta que es el vídeo más exitoso de todos los que lleva en 2020 y número 1 en tendencias de la plataforma.