No hay nada peor para tener como mascota que un gato arisco. Cuando a los felinos se les mete algo en la cabeza es difícil que lo suelten; ellos piensan "esta es mi silla", "no te acerques" o incluso "ni se te ocurra acariciarme". No hay quien los entienda, y tampoco se les puede dejar de querer. Como ejemplo, la historia de Garett Nolan.

Se trata de un veinteañero estadounidense que en Instagram acumula 17 mil seguidores gracias con sus consejos para hacer ejercicio y su cuerpo modelado en el gimnasio. Pero va más allá de ser un buenorro microinfluencer.

Donde de verdad lo peta Garett es en su cuenta de TikTok, donde sube vídeos en los que su gato Bae le ataca mientras canta. La mayoría de los temas están sacados de películas de Disney, cosa que no parece ser del agrado del animal.

 

La voz de Garett es fantástica y ha conseguido un montón de seguidores por medio mundo. Especialmente popular parece en Japón, ya que en Twitter se pueden encontrar numerosos posts dedicados al atleta cantarín en katakana.

 

La mascota también cuenta con sus propios fans, y es conocido por muchos como "el gato adolescente" debido a su humor arisco. Aunque bueno, hay que entenderle porque el animal desde luego está incómodo en todos los vídeos en los que aparece.

 

Sorprende cómo su amo pasa completamente de él incluso cuando le está mordiendo y haciéndoselas pasar canutas. Debe estar acostumbrado al carácter del bicho, y de hecho en las historias de su Instagram al gato se le ve mucho más relajado.

 

Sea con el beneplácito de Bae o no, Nolan cuenta con un millón de seguidores en TikTok y 14 millones de likes. Con sus vídeos, cuerpazo y voz se ha hecho un nombre en la plataforma musical, y además en su bio pone que es modelo. Podría añadir lo de domador de fieras, pero es que a un gato nunca lo va a poder dominar.