REVISTA NUEBO

Rina Sawayama, la nueva superheroína del pop

Tras su sobresaliente y sofisticado primer álbum, la artista británico-japonesa se enfunda las mallas de superheroína del pop para comerse el mundo con 'Hold This Girl' (Dirty Hit / Music As Usual, 2022).

Rina Sawayama, la nueva superheroína del pop

Rina Sawayama, la nueva superheroína del pop NUEBO / THURSTAN REDDING

Publicidad

Son las 8:00 AM de un martes cualquiera y Rina Sawayama está lista para contestar su primera entrevista del día. Las vicisitudes para cerrar la portada del quinto número de NUEBO han sido múltiples y variadas, pero Rina es una auténtica profesional y nos atiende con una enorme sonrisa a primerísima hora de la mañana. "Morning!" dice con entusiasmo desde su apartamento londinense mientras termina de arreglarse para otra extenuante jornada de promoción."Tengo un montón de cosas que hacer hoy. De hecho, hay un coche esperándome en la puerta de mi casa ahora mismo (risas). Pero está todo bien". No hay duda de que nos encontramos ante una de las grandes estrellas de la música pop de los años venideros.

Por su acento extraordinariamente british nadie lo diría pero Rina nació en Nigiita, Japón, en 1990. Con solo cinco años se trasladó con su familia a Londres, donde continúa viviendo en la actualidad. "Mi madre sabía que este era el lugar perfecto para que yo pudiera desarrollar mi creatividad, y lo sacrificó todo para que pudiéramos quedarnos. En los noventa Londres no era precisamente el lugar más amable del mundo para una familia de inmigrantes japoneses". Su carrera musical arrancó en 2013 con el single Sleeping in Waking. En 2017 publicó RINA, su MiniLP de debut. Pero su primer largo, SAWAYAMA (Dirty Hit, 2020), fue mundialmente aclamado como uno de los mejores de aquel año que lo cambió todo. Un trabajo profundamente marcado por la nostalgia Y2K que exploraba de forma brillante cuestiones relacionadas con la identidad de género o la sociedad de mercado. Una coctelera con tremendo flow 2000 donde el pop mainstream estilo Max Martin se mezclaba con elementos de R&B o nu metal. El disco, además, causó un auténtico terremoto mediático en Reino Unido tras ser excluido de la terna final del prestigioso Mercury Price debido a que Rina no tiene la ciudadanía británica. Sus quejas públicas se hicieron virales y, finalmente, la Industria Fonográfica Británica (BPI) decidió cambiar las reglas para que cualquier persona con cinco años de residencia pudiera ser elegible. "Me cuesta creer que eso haya pasado. Es un honor haber podido contribuir a ese cambio y que otros artistas puedan beneficiarse de ello en un futuro. ¡Espero estar nominada el año que viene!", explica risueña.

Así, las expectativas por su nuevo trabajo Hold the Girl, que se publica en septiembre, son enormes. Su discográfica Dirty Hit (casa también de Charli XCX, The 1975 o Wolf Alice) asegura en su nota de prensa que el álbum tiene influencias tan dispares como Kelly Clarkson, The Corrs, Paramore o Sugarbabes. "Me gusta tomar elementos de músicas distintas, según lo que me pida la canción". De hecho, This Hell, el primer single de adelanto, es una bomba de country pop con un riff de glam rock que recuerda inevitablemente al Man! I Feel Like a Woman de Shania Twain: "Cuando estaba componiendo esta canción buscaba un imaginario sonoro que pudiera encajarle, y me pareció muy natural introducir esa referencia. Shania es la reina del country pop. De alguna manera abracé su personalidad porque me parecía que le iba perfecta a la canción". Hasta las bailarinas que le acompañan en el clip y en su reciente actuación en el programa de Jimmy Fallon van ataviadas con sombreros de vaquero. "No creo que sea una gran oportunidad de mercado para una japonesa-británica hacer country pop, o mejor dicho, lo que ella piensa que es country pop (risas). En realidad la mayoría de las canciones se acercan más al rock, hay algo de garage... Lo que más me interesa es la mezcla". Otra de las grandes influencias del disco es precisamente Taylor Swift, la otra reina del country pop, y muy especialmente su celebrado álbum Folklore (Republic Records, 2020). "Cuando salió pensé: '¡La muy zorra ha hecho un disco entero de historias falsas!'. Con 'historias falsas' me refiero a que no hablan de su vida real, sino que están basadas en historias folclóricas. Durante la cuarentena estaba muy bloqueada a nivel creativo porque no tenía ninguna experiencia nueva. Así que el álbum de Taylor, que llegó en ese momento, fue como una revelación. Si la mejor compositora del mundo puede escribir un disco entero sobre historias de otras personas, no hay ningún motivo que me impida a mí hacerlo".

No en vano, Rina siempre ha tenido la capacidad de escribir canciones aparentemente divertidas con una segunda lectura mucho más profunda. STFU! trata sobre los estereotipos a los que se enfrentan las mujeres asiáticas en occidente. XS critica el capitalismo compulsivo en la era del cambio climático. Y This Hell, con su colorida melodía, habla sobre los derechos humanos a los que se priva a las comunidades LGBTIQ+ en nombre de las creencias religiosas: "Creo que es por mis estudios -es Licenciada en Ciencias Políticas, Sociología y Psicología por la Universidad de Cambridge-. El mundo académico me enseñó la noción de que todo lo personal es político y de que todo lo político es personal. Cada pequeña decisión que una persona toma tiene una repercusión en el mundo que le rodea. En ese sentido siempre he pensado que escribir canciones tiene también un componente político. Es lo que más me emociona del proceso de componer. Ser capaz de crear un estribillo pop pegadizo y al mismo tiempo contar una historia que tenga un mensaje. Muchas canciones de pop tienen un contenido político sin necesidad de ser súper explícitas. Creo que es muy importante mantenerse conectada con el mundo real y lo que está pasando". Así, Hold The Girl conjuga temáticas que van de lo colectivo a lo individual, fruto también del propio crecimiento emocional de la artista durante estos años. "La pandemia me hizo mirar de otra forma a mi entorno y también a mí misma. Me lo tomé como una oportunidad para crecer y clarificar aspectos de mi vida que hasta entonces había estado evitando clarificar. Profundicé en cuestiones sobre mi pasado que no quería que se desvanecieran. Eso me provocó un enorme bajón emocional. Fue como si todos esos sentimientos volvieran. Pero gracias a la terapia fui capaz de procesarlos y también de escribir el disco".

Hold The Girl supone un paso al frente determinante en su carrera, que se avecina inmensa en los próximos meses. "Sabía que no quería quedarme en los márgenes de lo alternativo. Como compositora mi intención era hacer canciones un poco más pop. No quería repetir lo que ya había hecho con SAWAYAMA". Para conseguirlo, Rina ha contado con dos afamados productores de primera línea mundial: Paul Epworth y, sobre todo, Stuart Price, figura clave en discos como Confessions on a Dance Floor de Madonna y Future Nostalgia de Dua Lipa. "Gracias al éxito de mi primer LP he tenido la suerte de poder trabajar con productores con los que había soñado hacerlo toda mi vida. Pero en realidad empecé a producir el disco de una forma mucho más modesta. Con Clarence Clarity y Lauren Aquilina, que ya habían trabajado conmigo en el primero. Después ya entraron Stuart y Paul, que sin duda lo han llevado a otro nivel. Me interesaba mucho tener esa experiencia de la co-producción. Quería pulir más las canciones. Como compositora, ha sido una experiencia muy enriquecedora". No obstante, Rina guarda cierta inquietud por cómo sus fans puedan recibirlo: "Habrá fans que se unan con el segundo disco y habrá otros a los que les encantaba el primero y a los que éste no les va a gustar tanto... Habrá gente a la que no le guste este disco. Una vez que acepté eso me sentí mucho más libre. He hecho lo que me apetecía, porque al final yo soy la que voy a tener que hacer promoción y cantar estas canciones en directo. Y quiero pasármelo bien cuando lo haga". Los que asistieran a su primera actuación en nuestro país, hace apenas un mes en Primavera Sound, pueden atestiguar que se lo está pasando en grande: "Fue increíble, menuda pasada de festival. Pero me daba un poco de vértigo. Antes de la pandemia mis actuaciones eran para un público muy reducido y después de dos años sin dar conciertos estoy actuando para multitudes. Es muy loco. Acabo actuar como telonera de Elton John para 60.000 personas". El célebre pianista (y Sir) británico se ha convertido en uno de sus grandes valedores. Incluso ha grabado junto a ella una versión de uno de los temas de Rina, Choosen Family. Otros colaboradores incluyen a Charli XCX (Beg For You) o Pabllo Vittar (Follow Me). También ha remezclado a Lady Gaga (Free Woman) y versionado a Metallica (Enter Sandman). Es, oficialmente, y en tiempo record, parte del stardom. "Sigo un poco confundida con todo esto. Y, como tengo un poquito de tendencia a la ansiedad, necesito mantenerme siempre con los pies en el suelo. Creo que he tenido mucha suerte. Lo único que he hecho es escribir las canciones que a mí me hubiera gustado escuchar. Me limito a hacer lo que me apetece". Pues ojalá más estrellas hiciesen lo mismo...

Rina Sawayama
Rina Sawayama | NUEBO / THURSTAN REDDING

ICONO TOTAL

A lo largo de su aún incipiente carrera, Rina Sawayama ha demostrado ser mucho más que un icono puramente musical. Su personalidad arrolladora y su creatividad desbordante se expanden en muchas direcciones, ya sea mediante colaboraciones con otros artistas o haciendo sus pinitos en otras disciplinas artísticas.

ICONO QUEER

Rina se identifica como pansexual. En 2018 publicó Cherry, una canción en la que exploraba abiertamente su propia sexualidad: "Siempre escribo canciones sobre chicas, no creo que haya mencionado nunca a un chico en mis canciones". En marzo de 2019 fue portada de la revista Gay Times, y en julio de 2020 firmó una carta abierta a la Ministra de Igualdad británica, Liz Truss, en la que exigía la prohibición de cualquier tipo de terapia de conversión para personas LGBTIQ.

ICONO ARTY

La relación de Rina con el mundo del arte contemporáneo no es tan notoria, pero ha colaborado con al menos con dos artistas prominentes. En 2015 lanzó un video para su canción Tunnel Vision dirigido por la fotógrafa y videoartista sueca Arvida Byström y un año después participó en una pieza del artista taiwanés John Yuyi.

ICONO FASHION

Antes de triunfar en la música, Rina destacó como modelo representada por agencias como Anti-Agency y Elite Model. Ha posado para Vogue Japón y ha protagonizado campañas para firmas tan relevantes como Yves Saint Laurent, Prada o Versace. El año pasado volvió a subirse a la pasarela de la mano de Balmain para celebrar el décimo aniversario de Olivier Rousteing como presidente de la casa francesa.

ICONO ACADÉMICO

Rina es Licenciada en Estudios Políticos, Psicología y Sociología por la Universidad de Cambridge. "Fue muy duro. Nunca he trabajado tanto en mi vida. Estudiar en Cambridge no es ninguna broma. A nivel de esfuerzo todo lo que hago ahora me parece mucho más manejable". Además, actualmente está matriculada en un curso online de Narrativa en la Universidad de Oxford.

ICONO CINEMATOGRÁFICO

Por si todo esto fuera poco, Rina también es actriz. Podemos verla en un par de episodios de la comedia británica Turning Up Charlie, protagonizada y dirigida por Idris Elba. Rina hace gala de su sentido del humor y capacidad de reírse de sí misma interpretando a una diva pop llamada Layla Valentine. Además, en 2023 veremos su debut en el cine junto a Keanue Reeves en John Wick: Chapter 4, nueva entrega de la saga neo-noir.

ICONO ACTIVISTA

Desde su posición privilegiada Rina no desaprovecha una sola oportunidad para alzar la voz y visibilizar diferentes problemáticas de la comunidad asiática del Este en Occidente. Sus elocuentes tuits criticando representaciones estereotipadas le han convertido en un auténtico referente para el colectivo.

POR: TOMÁS MAYO

FOTOS: THURSTAN REDDING

Antena 3 » Música

Publicidad