Si hay una figura entre los creadores de contenido españoles que nunca deja indiferente, esa es la de Dalas Review. El canario es, probablemente, el youtuber español con menos pelos en la lengua, y sus vídeos tocan todas las temáticas: desde cosas que le gustan hasta asuntos que detesta. Y con más de 10 millones de seguidores, su opinión importa en las redes.

Durante la noche del lunes al martes fue el número 1 de los Trending Topic de nuestro país, porque se metió a opinar sobre un tema que desde hace meses le hierve la sangre: las teorías de conspiración conocidas como Pizza Gate. Es un cúmulo de teorías, sin mucho fundamento, que relacionan cosas tan dispares como la muerte de Avicii con un supuesto ocultamiento de una red tráfico de menores. Y eso es solo uno de muchos ejemplos ampliamente desacreditados.

 

Los bulos no han dejado de circular alrededor de esta dudosa filtración de Anonymous, el autoproclamado grupo antisistema formado, presuntamente, por hackers de medio mundo. "Nunca he dicho que no existan en general", dice el youtuber refiriéndose a las redes criminales que menciona esta teoría. "Pero cuando existen, la policía interviene si las descubre. Lo de #pizzagate es más falso que una moneda de tres euros".

Como en todo lo que hace, Dalas se ha dirigido con entusiasmo a los defensores de la conspiración, algo que lleva denunciando desde hace meses. Haciendo una broma con el título de muchos de sus vídeos, en enero de este año cargaba contra de trolas que ya entonces circulaban por YouTube, en un clip muy comentado. Siempre con un argumento incontestable: en la inmensa mayoría de los casos no hay ni una sola prueba para respaldar las alocadas teorías que tanto se difunden.

 

La cosa subió unos cuantos grados cuando expresó su opinión sobre temas más políticos, algo que no tiene ningún reparo en hacer habitualmente. Quizá para rebajar la tensión, o más probablemente para demostrar que la opinión de sus (numerosos) haters no le afecta lo más mínimo, compartió algún meme al estilo K-pop pero con Donald Trump en vez de un idol coreano. Puro Dalas.