Flooxer Now » Actualidad

SMART CASUAL

Dress Code en restaurantes: qué es, por qué existe y cuándo (no) cumplirlo

La confusión que contó Ibai en 'Lo de Évole' sobre cómo hay que vestir en determinados eventos ha abierto un pequeño debate en redes: ¿nos estamos vistiendo bien para cada ocasión?

La bata del swaj

Ibai Llanos / Twitter La bata del swaj

Publicidad

Si Ibai hubiera conocido la frase de "Lo elegante es lo que uno lleva, lo no elegante es lo que llevan los demás", quizá habría reaccionado de manera diferente cuando no le dejaron entrar en el restaurante Lasarte de Barcelona, que le pedía un mínimo de... digamos, pudor, a la hora de poder comer en su establecimiento. Ellos, y muchos otros lo llaman 'dress code'.

 

A ver, que el influencer vasco reconoce que lo suyo no es la moda, esa "forma de fealdad tan intolerable que es necesario cambiarla cada seis meses". Es otra frase de Oscar Wilde, como la anterior de la elegancia, pero reconocemos que el decoro en las formas sí es necesario a veces.

El 'código de vestimenta' -por decirlo en castellano- que sirve para, por ejemplo, dejar en la calle a los que pretenden entrar en un garito en chanclas y bermudas. Un poquito de por favor, ¿no?

 

La mayoría de normas de etiqueta no están escritas, ya que prima el sentido común. Es decir, por muy poco que te apetezca ir a la comunión de un primo segundo, no te cabe en la cabeza ir en chándal ese día. Por eso puedes sospechar que un restaurante donde el menú son 250 euros no va a tener a muchos comensales en camiseta de tirantes...

 

En realidad, el toque elitista que da un dress code no es tanto por política de empresa como por evitar a los admitidos que pasen un pelín de 'vergüensita'. Imagínate cómo se habría sentido Ibai si le llegan a dejar pasar a 'Lasarte' en pantalón corto, con un salón lleno de directivos con su smart casual mirándole.

 

Ibai es consciente que a veces su vestimenta no es la más adecuada ("mírame, voy como un desgraciado" le dijo a Évole), pero en su estilo desaliñado muchos ven un profeta de la moda, capaz de enterrar la chaqueta y la corbata para siempre.

Acuérdate de que 'la bata del suaj' se agotó en minutos pese a que costaba casi 50 eurazos y que ahora se revende en sitios de segunda mano por 1000. De locos.

 

¿Cuándo no hace falta seguir un dress code específico? Pues en lugares más relajados, en acontecimientos distendidos y en discotecas como la que tiene en su mansión Ibai. Lugares donde la etiqueta la ponen los invitados y se cumple eso de que "lo elegante es lo que uno lleva". Ahora solo queda que te inviten.

 

Publicidad