Has tenido relaciones sexuales, puede que con tu chico/a o puede que con alguien a quien no conocías demasiado. En ambos casos esperamos que hayas utilizado preservativo, por supuesto, pero si aún tienes dudas de si pueden haberte pegado algo, te dejamos los primeros síntomas en los que debes fijarte antes de sospechar. Toma nota:

  • Llagas o berruguitas alrededor de los genitales. Esta es una de las primeras formas que tiene el papiloma de hacerse notar. Como sabrás, existen vacunas contra este tipo de virus, pero no son 100% efectivas. Si notas algún cuerpo extraño en tus miembros sexuales, ve al médico y cuéntaselo. Con una prueba más concreta sabrás determinarte si verdaderamente has contraído el virus y cómo actuar en caso afirmativo. Este virus está en el cuerpo de los hombres aunque no siempre se manifieste, y a ellos no les afecta, solo a las mujeres. En el caso de que un chico mantenga relaciones sexuales con una chica que tenga el virus del papiloma, eso significa que ese chico lo traspasará a todas las chicas posteriores con las que practique sexo. Y no solo penetración, porque se transmite a través del sudor de los poros que hay alrededor de los genitales. ¡Ándate con ojo!

  • Secreción rara en la vagina o en el pene. Flujo de color raro, con olor fuerte, demasiado espeso… Esos suelen ser los principales síntomas que puedes notar y pueden significar que tienes hongos, en cuyo caso el tratamiento que pueden recomendarte será una crema o unos óvulos. Eso sí, recuerda que si tú tienes hongos, es probable que tu pareja también los tenga. Si no os tratáis los dos, os los pegaréis constantemente.

  • Dolor, irritación o picor extremo en la vagina, en el pene, en los testículos o en el ano. Estos síntomas también pueden ser causa de una infección u hongos, pero lo mejor es que siempre acudas al médico para descartar otras opciones más graves.

  • Dolor al orinar, escozor o ganas constantes de hacer pis. Cuando se tiene mucho escozor al hacer pis, ganas continuas de ir al baño e, incluso, sangre al orinar, suele deberse a una infección de orina. Aunque creas que por mantener relaciones sexuales esto no tiene por qué ocurrir, sí tienen mucho que ver. La vagina, al terminar de practicar sexo, necesita ser lavada y que hagas pis inmediatamente después para desechar cualquier tipo de bacteria que pueda quedarse ahí. ¡Si no lo haces puede infectarse! La infección de orina también se conoce como la ‘enfermedad de la luna de miel’, porque cuando mantienes relaciones sexuales muy seguidas suele aparecer. ¡Con un antibiótico desaparece, ve al médico con tranquilidad!

  • Síntomas similares a la gripe: fiebre, dolor muscular, cansancio… Cuando uno no se encuentra bien, lo mejor es acudir a un especialista y que determine qué le ocurre. Por eso, si sientes estos síntomas, no te lo pienses y dirígete directamente a ellos.

Algunas ETS pueden aparecer y desaparecer a lo largo de la vida, pero si tomas precauciones es menos probable que te ocurran a ti. Recuerda: utiliza siempre preservativo y disfruta de la vida sin preocupaciones.