Flooxer Now » Salseo

JET SET

Las lujosas vacaciones de Marta Díaz: aviones privados, yates y rutinas de belleza

La youtuber de belleza ha sido de las primeras de su gremio en pasar unos días al sol, pero lo ha hecho con unos medios de altos vuelos. Literalmente.

Marta Díaz viajando en jet privado

@Marta Diaz / YouTube Marta Díaz viajando en jet privado

Publicidad

Hace unos días respondíamos a la pregunta de a dónde van los youtubers de vacaciones en este rinconcito de internet. Si en vez de una lista hubiéramos hecho un ranking, en el número 1 de cómo pasarse unos días a todo tren estaría sin ninguna duda Marta Díaz.

Con más de dos millones de seguidores en Instagram y otros tantos en YouTube, la creadora se ha pasado unos días en la cima del lujo, descansando lejos de las cámaras. Bueno, en realidad no se ha separado mucho de ellas, pero lo de editar en su cuarto parece cosa de otra época.

Hace unos meses nos hacía un tour por la casa que comparte con Sergio Reguilón en Londres, muy probablemente pagada por el Tottenham, equipo para el que actualmente está jugando. Tenía hueco suficiente para albergar durante un par de noches a su socio -y exnovio de Marta- TheGrefg, que viajó junto a su inseparable Gemita.

 

Murciano y valenciana también se han dejado ver de vez en cuando de vacaciones, pero nada a la altura de lo que Marta y Sergio se han montado en las últimas semanas. Para empezar, cogieron un avión privado desde la capital británica, algo de lo que dejaron muestra en sus redes sociales y un capricho que no baja de los 30.000 euros por, recordemos, unas tres horas de viaje. Al menos la comida parecía exquisita...

 

Con las fronteras cerradas en muchos países a causa del coronavirus, la pareja no se la jugó y se quedó en territorio nacional. Concretamente en Ibiza, pero para darle un toque de exclusividad prefirieron un espectacular yate privado que, aparentemente, solo estaba tripulado por ellos dos.

Los restaurantes caros y salidas nocturnas quedaron en un discreto segundo plano, y Marta confiesa por sus redes que ya tiene un poco de morriña y la maleta todavía sin deshacer. Que no estemos todavía en julio y que ella ya se haya quemado sobre la cubierta de un barco privado seguro que despierta las envidias de más de uno... (y sí, soy uno de ellos).

Publicidad