Flooxer Now » Tips

¿Es normal?

¿Por qué los chicos se amuerman después de eyacular?

Es completamente normal que después de tener sexo los varones tengan un pequeño bajoncillo en los ánimos. Aquí abajo tienes las razones.

Erección

iStock Erección

Te ha pasado a ti, le ha pasado a aquel y también al de más allá; eso de que parezca que te has corrido (con perdón) un maratón después de una sesión de sexo, y especialmente después de eyacular, es lo más habitual del mundo.

Eso de pasar de una actividad muy intensa a roncar como si fueras un aserradero es un fenómeno molesto para algunas personas, si bien tiene una explicación científica.

“El tiempo de recuperación de las personas depende de su edad y forma física, oscilando entre los pocos minutos y a veces hasta horas”, nos explica el doctor Guillermo Escribano. “Se llama período refractario, y entran en juego un montón de hormonas que influyen en el orgasmo”.

Algunas personas sufren un bajón más pronunciado que otras, y si se trata de una primera vez estando con una persona que no te conoce, le puede sentar mal que se quede ‘apagado’ en cuestión de minutos. Por otro lado, el ‘eyaculador’ (vamos a llamarlo así) puede desarrollar sentimientos de culpabilidad por algo que en realidad no controla.

No hay que obsesionarse con ese asunto: cada uno responde de una manera diferente y salvo casos especiales, no es necesario tratar con fármacos los temas de erección”, añade el especialista en urología. “Lo mejor es afrontar esas situaciones con normalidad y sin agobiarse”.

Según sus palabras, preocuparse por esos temas suele ser contraproducente, ya que se puede traducir en obsesiones totalmente innecesarias que tienen más origen en la cabeza y cómo exageramos las reacciones corporales, dándole más importancia de la que tienen.

Resumiendo: si tu chico se amuerma después del sexo no te lo tomes como algo personal. Y si es a ti a quien te pasa, tampoco te lo tomes como excusa para pasar de tu pareja olímpicamente; explica lo que te está pasando, un rato de cucharita y, tras pasar un tiempo de recuperación, al ataque de nuevo (si os apetece).