Flooxer Now » Girls Time

¡FUERA PELOS!

El truco infalible para que tus piernas dejen de pinchar

¡Llega el ‘caloret’! Y eso quiere decir también que se concluye esa etapa tan maravillosa en la que no tenías miedo de enseñar al mundo tus piernas de oso amoroso cubierta por veinte capas de ropa.

Piernas bronceadas

iStock Piernas bronceadas

Publicidad

No sé cuantas personas tendrán acceso a tus extremidades inferiores durante el otoño y el invierno, pero ahora que está aquí el verano, las posibilidades de que alguien te las vea o toque se multiplican por mil.

Si eres de las que no les importa lucir melena también por debajo de la cintura, ¡olé tú!... Si por el contrario perteneces al club de la cuchilla, entiendes perfectamente lo embarazoso que es sentirse como un erizo. En cualquier caso, nunca está de más conocer trucos para tener unas piernas tersas y suaves que lucir durante el veranito.

Lo primero que hay que entender es que pinchar es inevitable. Salvo si te has aplicado el láser o tienes alguna enfermedad milagrosa que te impide tener vello en las piernas, el pelo crece. Por eso, la clave está en el acto de la depilación en sí misma. Ármate de valor y paciencia, quítale la cuchilla buena a tu padre, y sigue estos consejos a la hora de ponerte al lío:

-Exfoliar tu piel antes de la depilación eliminará las células muertas y te permitirá tener un resultado mucho más apurado. Para ello existen infinidad de productos, tanto caseros como industriales, y tienes de sobra para elegir el que más se adapte a tus gustos. Eso sí, no me seas burra y pienses en una lija, esas no valen. Atenta si quieres unas piernas como dios manda.

-Utiliza crema depilatoria y aplícatela como si de un champú se tratara. Hacerlo protegerá tu piel, evitará enrojecimientos y alargará el resultado. Si no eres partidaria de las cremas de rasurado o no tienes a mano, el jabón también es una buena opción.

-La cuchilla. ¿Por qué te crees que te decía que le robaras la cuchilla buena a tu padre? En este tema es mejor optar por la calidad, ya que una mala cuchilla, por barata que sea, podría darte más dolores de cabeza que alegrías. ¿Qué no sabes qué pedir este año por tu cumple? Acabo de darte una idea.

-Al terminar, enjuaga tus piernas con agua fría para cerrar los poros y evita frotarlas. Es mejor aplicar pequeños toques con una toalla para paliar la irritación.

-Por último, y no menos importante, aplícate crema hidrante para sellar el acabado y calmar tu piel. No seas impaciente y mímalas, que acaban de ser maltratadas y tus piernas son un tesoro.

Como decía, estos consejos no evitarán que te vuelva a crecer el vello, pero sí retrasará ese momento punzante que todas tememos. Con estos sencillos trucos no tendrás excusa para no lucir tus increíbles y suaves piernas. Así que, di adiós al erizo que hay en ti y ¡a disfrutar del verano!

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¡Bye, bye, chupetón! Trucos caseros para eliminarlos

Publicidad