Instagram y su infinito universo de filtros es una de las mejores cosas que le ha podido pasar a los usuarios de la red social. Y es que, desde que en agosto de este año los usuarios pueden crear sus propios filtros, los hay conocidos, los que pasan desapercibidos, y los que lo revientan. Esto último es lo que ha pasado con el exitoso filtro realista del "Sasha Dog", un perro grande que yace tumbado muy relajadamente donde tú quieras ponerlo, y del tamaño que quieras.

Creado por Antonio Ruggiero, el filtro se ha vuelto tendencia, despertando la parte pilla de muchos usuarios, pues estos han decidido gastarle bromas a colegas y familiares contándoles que se han encontrado a un perro en la calle y le han dejado subir a casa. Pero, ¿cuál ha sido el blanco que la mayoría ha escogido? Adivina: las madres.

Madre no hay más que una, y no hay nada como gastarle bromas, que se las crea, y reírte de su tierna ingenuidad (sin herir sentimientos, claro). Si te lo pasas guay riéndote de ello, entonces espera a ver el pequeño recopilatorio que hemos hecho en Flooxer Now y te mostramos en el vídeo, con las reacciones de algunas madres para que te eches unas buenas risas, porque no tiene desperdicio.

¿Cómo se tomarían en tu casa la noticia de que un perro ha aparecido en el salón y se ha tumbado más pancho que nadie? ¿Te imaginas cómo se lo tomarían? ¿O eres de los que ya lo han intentado y hasta la han conseguido colar?

Sea como sea, estás tardando en ver lo que ha pasado en muchas casas, que han sido de todo tipo. Unas se han tragado la historia con patatas (incluso a pesar de ser muy poco creíble), otras se han atacado, otras han seguido la corriente, o lo han ignorado con zascas, o hasta han pagado a sus hijos con la misma moneda.

Si todavía no lo has descubierto y tú también quieres acceder a "SashaInstaDog", encuéntralo en la cuenta de antonio.ruggiero93.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

El vídeo que explica muy clarito si estás sufriendo violencia machista

Una madre descubre el fetiche sexual de su hija por esta foto de su cuarto