Flooxer Now » LOL

Todos podían oírla

Se olvida de que está en clase online y mantiene relaciones sexuales con el micro abierto

Una alumna tiene un despiste garrafal que permite que sus compañeros y profesora escuchen el animado momento de amor horizontal con el que, suponemos, era su pareja.

Más o menos, la cara que se le quedó a sus compañeras

Getty Más o menos, la cara que se le quedó a sus compañeras

Publicidad

La pandemia nos dejará momentos tristes, recuerdos que querremos olvidar, un cambio de vida radical en algunos aspectos, pero sobre todo muchísimas situaciones que no habríamos aprendido si no llega a ser por el coronavirus. Una de ellas debería ser el de silenciar el micro durante las videollamadas cuando no les estemos haciendo caso, porque luego pasa lo que pasa.

Que se lo digan a Lorena, una alumna que en mitad de clase tuvo un calentón con alguien que la acompañaba físicamente y no pudo reprimir su instinto básico. Conocemos la historia, aunque no ubicamos a la chica (y casi mejor), gracias a que sus indiscretos compañeros subieron vídeos en los que se escucha -sin verse- cómo su profe dice "Lorena, te estamos oyendo", mientras se escuchan gemidos de lo que tiene toda la pinta de ser una relación sexual.

 

El caso ha convertido a Lorena en tendencia, y no es para menos. En su pasión desenfrenada se olvidó de poner el mute en las opciones de videollamada, y menos mal que le dio por apagar la cámara, si no ya hubiera sido un drama, fuera de cachondeo. Las risas de sus compañeros eran incontrolables.

 

Con los colegios, institutos y universidades cerrados, los profesores y alumnos han tenido que adaptarse lo mejor que pueden a la situación. Lorena, por ejemplo, se ha adaptado incluso demasiado bien a eso de poder ver a gente de fuera de su entorno, y tiene pinta de que disfrutaba mucho de la presencia de lo que parece ser, si no su pareja, desde luego alguien muy cercano.

 

Son situaciones que desde luego no se dan cuando las clases son presenciales. Se nota el apuro de la profe cuando dice "Madre mía", intentando avisar de que no es buena idea compartir un momento tan íntimo. Y aunque no era la intención de ese apasionado encuentro, que llegue a las redes ha hecho que medio mundo asocie un nombre a un acto sexual inoportuno. Por cierto, a lo suyo lo han bautizado como "Lorenazo".

 

Siempre puede justificar que no era ella, que era una grabación o que estaba viendo una peli subida de tono. No hay manera de saberlo y cuenta con la tremenda suerte de que no la van a reconocer por la calle, porque eso ya no tendría ninguna gracia. Tú, por si acaso, acuérdate de silenciar el micro, que nunca se sabe cuándo te va a salir la oportunidad de un apasionado encuentro.

Publicidad