Hemos visto retos bailongos, otros donde demostrar tus dotes karatekas y muchos otros en TikTok donde la música es la protagonista. Pero Paige Ginn ha conseguido un plot twist espectacular a cómo entendemos los challenges en redes sociales.

La youtuber se ha convertido en una sensación viral después de subir un vídeo en la que revelaba el género del bebé que -supuestamente- estaba esperando de una forma muy original: a pedos. Desprovista de la parte inferior de su ropa, y con cero vergüenza por tener el culo al aire (y enseñarlo en redes), Paige parece que le cuenta a sus amigas que espera un niño con una pedorreta de color azul, conseguida gracias a polvos de maquillaje.

La original manera de revelar si es niño o niña ha desatado una ola de carcajadas a nivel internacional, así como un subidón importante de followers para Paige. Curiosamente, y aunque todo indica que es así, no queda claro si es ella la que espera el bebé, ya que aparte del divertido vídeo no hay más anuncios en sus redes sobre el supuesto embarazo.

El arriesgado vídeo (teniendo en cuenta la censura que existe en estas plataformas) ha despertado las divertidas reacciones de medio mundo, y lleva cientos de miles de reproducciones en Facebook, Instagram y YouTube. Es en esta última donde más presencia tiene Paige, donde lleva solo tres meses pero ya ha demostrado su gusto por el cachondeo, los pedos y las cámaras ocultas.

 

Paige ha publicado junto a una amiga un vídeo donde explica a quién se le ocurrió la idea, cómo consiguió el efecto azul de su pedo y hasta confiesa que sabían que el clip se iba a volver viral antes de subirlo. La amiga en cuestión aparece en una especie de ‘making of’ donde se revela el momento en el que prepararon la broma, un acto que ambas describen como “genialidad” y confirman varias veces que sabían de su potencial en redes sociales.

 

Entre los comentarios a las publicaciones muchos piden que esto se convierta en tendencia, y algunos hasta se lanzan a subir imágenes de sí mismos intentando imitarlo. Si nos preguntan a nosotros, por un lado estaría gracioso, aunque por otro preferiríamos que no alcanzara la categoría de reto viral, no sea que veamos algo demasiado desagradable… No dejemos que la broma se nos vaya de las manos y recordemos este cachondeo como la genialidad que Paige ideó con sus amigas.