Flooxer Now » Noticias

@NORCOREANO

La carta a los Reyes Magos de @norcoreano

La carta a los Reyes Magos de @norcoreano: desde un curso de estadística básica para los norcoreanos a una Guerra Mundial.

Kim Jong-Un

Kim Jong-Un KCNA

Publicidad

Queridos Reyes Magos:

Queridos Reyes Magos, este año he sido bueno y he cumplido todos mis propósitos de 2021. Prometí que rebajaría el consumo calórico por motivos de salud y he reducido un 20% la cartilla de racionamiento a los norcoreanos. He cumplido todas las restricciones aplicadas por la pandemia como el toque de queda y he ampliado hasta el 2060 el estado de excepción dejando en standby los derechos básicos del pueblo en pro de nuestra salud colectiva.

Este año quiero una Guerra Mundial y dos ojivas nucleares. Quiero los influencers dejen de llamar ‘trabajar’ o ‘crear contenido’ a bailar ocho segundos delante de la cámara del iPhone. Quiero que la ONU declare secta, prohiba y persiga a los realfooders. Quiero que les traigáis un curso de estadística básica a los antivacunas. Quiero que le traigáis un ictus a Joe Biden y que Rusia termine de bolchevizarse. Quiero Djokovic no pueda entrar en ningún país sin el pasaporte Covid y tenga que pedir asilo en la Venezuela chavista. Quiero que surja una nueva variante llamada Omega que arrase Estados Unidos de norte a sur. Quiero que el capitalismo siga agonizando con cryptoestafas y NFTs.

Quiero que Ibai Llanos se tome dos meses de vacaciones y dé un respiro. Quiero que Coldplay adelanten su decisión de no volver a tocar en directo, que los chicos de ‘Mi pinga en tu culo’ saquen disco y su peinado se ponga de moda. Quiero que la Interpol registre las oficinas de la FIFA mientras se celebra el Mundial de Qatar que Reino Unido reconozca su derrota y propozca el Brexin. Quiero que los surcoreanos reconozcan que se inspiraron en Corea del Norte para rodar el Juego del Calamar y nos paguen derechos de copyright. Quiero que, si no termina la pandemia, el cambio climático se acentúe y tengamos más meses de terracitas al aire libre. Y por último, y a riesgo de pasarme, quiero la unión del proletariado mundial y la socialización mundial de los medios de producción y de todas las empresas, que desde los kebabs hasta TikTok sea propiedad pública.

Se despide, atentamente. Kim. Tenéis un chupito de uranio en la mesita.

Publicidad