CRIMEN CONTRA LA HUMANIDAD

Bebito Fiu Fiu: la verdadera razón por la que desapareció este atentado musical

Se ha hecho justicia y los tímpanos de medio mundo descansarán tranquilos en las próximas semanas, gracias a que Mi Bebito dice ahora Bye-Bye.

Eminem saludando a los creadores de Mi Bebito Fiu Fiu

Eminem saludando a los creadores de Mi Bebito Fiu Fiu Gtres

Publicidad

El Bebito Fiu Fiu ha desaparecido oficialmente por sus arrepentidos creadores, y eso, de por sí, es una buena noticia. En un mundo donde los plagios están a la orden del día, me vais a permitir que comience este artículo copiando una parte clave del artículo anterior que escribí sobre este tema...

"Los que han perpetrado esta criminal versión de 'Stan', producida por Eminem hace 22 años y recordada por la melosa voz de Dido, se hacen llamar Tito Silva y Tefi C y aseguran 'producir' este calco low cost del mítico rapero. De verdad que espero que acabe en los tribunales por plagio, porque tela con la canción, y más comparándola con la original". La justicia divina, por una vez, me ha dado la razón.

 

Resulta que Tito ha borrado todo rastro de su canción, cuya letra se inspiraba en las conversaciones de WhatsApp del supuestamente infiel expresidente peruano con una abogada muy... ¿romántica? No me hagas repetir la explicación de dónde viene todo, la tienes aquí.

El caso es que la presión ha podido con el muy copiota "productor", que daba al periodista peruano Luis Carlos Burneo unas explicaciones delirantes sobre su atropello musical: "Nosotros sabemos que hay un tema detrás porque estamos tomando una canción que ya existe. Pero esto es una parodia y como tal no se necesita ningún tipo de permiso". Ehm, what?

Claro, claro, si es una parodia no hace falta seguir ningún trámite por la vía legal, ni siquiera si se convierte en una sensación viral imposible de quitarse de la cabeza, ¿verdad? Pues ni él mismo lo tiene claro: "Entiendo que esto sería legal y lícito hacer parodia sin necesidad de un permiso". ¿En qué quedamos?

Después de esas declaraciones, acudió a su muy colorido perfil de Instagram informando, en un nuevo plot twist, que sí había hablado "con las personas que gestionan los derechos de la canción original". Según Tito: "Ellos entienden que es una parodia. Pero es una parodia con un evidente contexto político. Y eso me imagino que puede causarles cierta incomodidad. Yo lo comprendo y lo comparto".

Sus siguientes declaraciones dejan ver que el hasta ahora muy desconocido productor, al menos a nivel internacional, no se ha enfrentado nunca a la temible maquinaria legal de una discográfica. Aclara que "no existe ninguna demanda ni nada de esas cosas", como si fueran incapaces de meterle un puro inmenso y arruinarle, además, con todas las de la ley.

Es verdad que a veces la justicia tarda lo suyo (que se lo digan a Ed Sheeran), pero una demanda por plagio puede tener consecuencias devastadoras en el caso de canciones exitosas. Sin ir más lejos, Joe Satriani, guitarrista en Deep Purple, se embolsó una secreta pero a todas luces multimillonaria cantidad por el peazo copieteo que se marcó Coldplay con 'If I Could Fly', un ejemplo sangrante con menos desvergüenza que la versión cantada por Tefi C.

Sintiéndolo mucho, y aun con las optimistas explicaciones del "productor", tenemos que hacer caso a la lógica y suponer que la para mí innombrable canción se retiró porque lo mismo le llegaba una carta amenazando con llevarle a juicio o pagar una cifra desorbitada por vandalizar los recuerdos de una generación. Ah, y los derechos de autor y esas cosas.

En el fondo, todo este jaleo tiktoker (donde cada vez gustan más los culebrones) le ha venido fenomenal a Tito, quien afirma "haber aprendido la lección" y al que se ve entusiasmado por la oportunidad de perpetrar nueva música. Temblando estamos pensando en su próximo hit, si es que tiene otro.

Antena 3 » Viral

Publicidad