Flooxer Now » Actualidad

INFRAVALORADAS

Gemita: "no creo que consuman mi contenido por ser la pareja de TheGrefg"

Casos como el de Gemita o Biyín revelan mucho de la forma en la que quitamos valor al trabajo de las mujeres en las redes sociales y plataformas de streaming.

Gemita y TheGrefg, en un vídeo de YouTube

TheGrefg / Twitter Gemita y TheGrefg, en un vídeo de YouTube

Publicidad

Twitch y YouTube son dos mundos dominados por hombres, eso es algo indiscutible. El hecho de que una mujer logre destacar entre sus compañeros de profesión es un fenómeno, por desgracia, bastante poco habitual. Y aun cuando lo consigue, siempre habrá una horda de haters dispuesta a desacreditarla. El fenómeno de ser ‘la novia de’ es uno de los más claros ejemplos de esto.

 

En un principio, puede que parezca un sueño: cientos de miles de personas deciden seguirte en redes de la noche a la mañana porque tu pareja ha decidido hacer pública vuestra relación. Más de uno fliparía con una oportunidad como esa, y se incluye quien está escribiendo estas palabras. Pero los haters siempre acechan.

 

Gemita lo hablaba hace bien poco: “Yo no me pasaría horas, día tras día, viendo el contenido de alguien por ser ‘la pareja de’. Hay dos cosas muy difíciles: una es triunfar —y yo tengo la suerte de que eso me lo ha dado David— y otra es mantenerse, y eso ya es algo que depende de mí”. Dejando las cosas bien claritas, vaya.

Esta clase de descréditos no son nada nuevo. Biyín se ve incluso más asediada por esta clase de comentarios desde que se hiciese pública su relación con AuronPlay. Tantos años han pasado desde aquello, ¡y los haters duro y dale! Ellos sí que son una fuente inagotable de energía, al cuerno con las placas solares. Hasta Ibai ha llegado a pronunciarse sobre el tema.

 

Ya sea ’por guapa’, ‘por enseñar carne’, ‘por ser pareja de’ o por lo que se les ocurra a los pesados de turno, lo importante es que siempre se cuestiona el éxito de nuestras youtubers y streamers favoritas. Por suerte, estos comentarios rara vez quedan sin respuesta de los seguidores con cabeza, que no permiten que esta clase de observaciones machistas pululen a sus anchas.

Publicidad