Flooxer Now » Tips

PSICOLOGÍA SOCIAL

¿Te cuesta conocer a gente nueva? Consejos para que no te resulte difícil

En el vídeo te damos algunos consejos para que no te resulte difícil entablar una conversación con extraños.

Publicidad

Puede que sea por vergüenza, pereza o por cualquier otra cuestión, pero conocer a gente nueva puede llegar a convertirse en una auténtica pesadilla. Sin embargo, afortunadamente, existen algunos trucos para que no nos cueste tanto hacer amigos y dar el primer paso para la construcción de una futura relación.

Como animales sociales que somos, los vínculos de amistad que creamos acaban resultando centrales en muchos aspectos de nuestra vida. Están para los buenos y malos momentos sin buscar nada a cambio más que la compañía mutua. A lo largo de nuestra vida compartimos todo tipo de situaciones y terminan forjándose numerosos sentimientos.

Estos son algunos trucos que puedes poner en práctica para perder el miedo a comenzar una conversación espontánea con una persona desconocida.

Lo primero y más importante es quitarnos el miedo a socializar y a mostrarnos tal y como somos. Cuando conocemos a alguien nuevo, una de las primeras preocupaciones que se nos viene a la cabeza es qué impresión se podrán llevar de nosotros o cómo mantener la conversación.

Los miedos e inseguridades terminan saliendo a flote y esto nos impide hacer nuevos amigos. Intenta que la dinámica sea fluida, si tienes que forzar demasiado la conversación quizá es señal de que no merece tanto la pena.

Otro buen consejo para hacer amigos sin que se nos haga cuesta arriba es empezar a hablar con personas que conocemos de vista o que conocemos porque son amigos de nuestros amigos. Tener un círculo de gente cercana permitirá que estemos más seguros a la hora de socializar con la otra nueva persona.

Finalmente, tampoco tengas miedo de dejar amistades a medias. No es fácil mantener una amistad cuando también tienes otras responsabilidades. Se necesita un enorme compromiso para reservar tiempo y quedar con alguien. Si crees que estás haciendo un enorme esfuerzo con una persona y no es recíproco, no temas en dejarle ir. Harán el esfuerzo si quieren involucrarse en tu día a día.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

¿Conoces a alguien que siempre quiera satisfacer a los demás? Puede que sufra el síndrome de Wendy

Publicidad